Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

MAMÁ

Alimentar a tu lactante mientras viajas

Estás lista para subir al avión cuando de pronto tu bebé se pone inquieto, tiene hambre. ¿Qué harías en este caso? Es importante que al viajar con un recién nacido, te cerciores de tener lo que necesitas para mantenerlo tranquilo y bien nutrido. Te recordamos algunas cosas:


Si estás amamantando:

 

- Muchas aerolíneas dejan llevar a los bebés en las piernas hasta que cumplen dos años, sin embargo, la recomendación de seguridad es llevarlos en su sillita. Si tu bebé ocupa un asiento, recuerda que hay momentos en el vuelo en que no podrás amamantar (como el despegue y el aterrizaje). Lleva un chupón o mamila (en caso de que ya use) para ayudarlo a ecualizar la presión en sus oídos. Si tu bebé está dormido no lo despiertes.

- Mantente bien hidratada. Carga con un termo lleno de agua, pues tu cuerpo la necesita no solo para sus funciones básicas sino también para producir leche.

- Si te extrajiste leche, debes saber que casi todas las aerolíneas ya dejan llevar una cantidad mayor a 3. 4 onzas o 100 ml, siempre y cuando ésta sea razonable. Saca las mamilas de tu equipaje de mano o congelador y colócalas en la charola al pasar por el control de seguridad.

- Si vas a un lugar caluroso, ofrece el pecho a tu bebé más seguido. Tu producción de leche se adaptará a la demanda de tu peque. No es necesario complementar con agua. El cuerpo es tan maravilloso que incluso producirá leche más ligera y con más minerales para alimentar a tu bebé.

 

Si usas fórmula

- Si vas al extranjero, no cargues latas de más. Investiga si en el país está a la venta la fórmula que usas y compra más allá.

- Pregunta por la normativa para llevarla en el avión. Casi todas las aerolíneas te permiten cargarla en su empaque original y no limitan la cantidad a 3.4 onzas o 100 ml, siempre y cuando sea razonable (lo suficiente para llegar a tu destino).

- Si te sientes incómoda de amamantar en público, lleva una mantita ligera para cubrirte sin sofocar a tu peque. 


Notas relacionadas