Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

CUIDADOS

¿Cómo pasar a tu pequeño de la cuna a la cama?

Si tu bebé ya quiere escapar de su cuna, lo has encontrado afuera o sobre el barandal, te pide irse a la cama o un hermanito viene en camino es hora de hacer la gran mudanza.


Habla con tu niño o niña antes de dar el paso.  Prepáralo para el cambio explicándoselo como algo emocionante: ¡Ya vas a ser un niño y no un bebé!

 

Elige el momento adecuado.  Este cambio es significativo para cualquier pequeño y es importante que sienta su cama como un lugar seguro. No elijas un momento precipitado como una mudanza o la llegada de un bebé a la familia para hacer este cambio. Hazlo con tiempo, deja que tu hijo elija su nueva cobija u ordene sus peluches, también puede tomar siestas en su cama nueva antes de pasar la noche ahí. La idea es que le resulte un lugar agradable y muy suyo, ¡no quieres que le tenga aversión!

 

Lejos del peligro.  Ahora que tu niño es más grande, puede trepar más fácilmente y tiene más capacidad de movimiento para explorar el mundo. Aleja la cama de ventanas, contactos, calefacciones, lámparas y cordones de cortina. Cuida que al colocar la cama no queden espacios pequeños libres donde pueda atorarse. Toma en cuenta que ahora tu bebé podrá salir de su cuarto por la noche, así que si te preocupa alguna escalera u otro peligro, es hora de tomar las medidas necesarias.

 

Cerca del piso.  De preferencia, busca que la nueva cama tenga poca estatura, ya que las primeras noches tu hijo rodará confiado pues está acostumbrado a que un barandal lo contenga. Si la cama que tienes es alta, coloca un tapete ahulado y cojines para amortiguar la caída.

 

Ponle riel.  Si la cama no tiene un soporte, una opción para evitar que el peque llegue al suelo es ponerle un barandal portátil que no cubra todo lo largo de la cama sino una sección. Hay algunos que se atoran en el colchón y son suaves.

 

Ármate de paciencia.  Es posible que ahora que puede escaparse, tu peque pida agua, o que quiera irse a tu cuarto o seguir jugando. Mantente firme en la rutina para ir a la cama; regrésalo sin encender las luces y sin hablarle demasiado siempre que escape. Las caídas de la cama pueden durar un tiempo en lo que tu hijo se acostumbra a esta nueva manera de dormir.


Notas relacionadas