Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

BEBÉ

Los pros y contras del chupón

Muchos bebés lo usan y se ven adorables. Como por arte de magia, al meterlo a su boca se calman. Pero también se escuchan historias sobre cómo dañan los dientes y cuánto cuesta que lo dejen. Aquí te damos las ventajas y desventajas probadas de darle chupón a tu bebé.


Ventajas


-Son “pacificadores”. De hecho, su nombre en inglés es “pacifiers”. Según La Leche League (LLL), los bebés nacen con el reflejo de succión, así comen y se calman. Tu bebé podría sentirse más cómodo en el coche o en un avión si tiene uno de estos en la boca. Y tú más relajada.

Puedes quitárselos. Cuando creas que sea hora de que tu hijo deje el chupón, puedes deshacerte de todos. Algunos bebés que no lo usan encuentran su dedo como pacificador, y es difícil romper este hábito.

Puede salvar la vida de tu bebé. Está comprobado que usar chupón reduce el riesgo de muerte súbita del lactante, también conocida como muerte de cuna.


Desventajas

Puede "distraer" al bebé lactante. La Clínica Mayo recomienda que esperes para introducir la mamila y el chupón a tu bebé hasta que cumpla de 3 a 4 semanas de nacido, cuando ya esté familiarizado con tu pecho. LLL indica que no deben ser ofrecidos a bebés que están teniendo problemas para prenderse al pecho o succionar correctamente, o a aquellos cuyas mamás están preocupadas por su producción de leche.

Puede crear pequeños adictos. Si tu bebé solo puede dormir con chupón, adivina quién entrará en pánico si un día se pierde y no tienes repuestos. Siempre es mejor que los bebés aprendan a dormir y a calmarse sin ninguna ayuda externa. Así que no lo uses como tu primer recurso. Tampoco se lo des si no lo pide o si lo deja caer.

Enchueca los dientes. El uso prolongado de chupón puede desalinear la dentadura o evitar que salga bien. Sin embargo, este riesgo está presente cuando surgen los primeros incisivos permanentes (hasta los 5 o 6 años), según el sitio de la University of Rochester. De cualquier manera no se recomienda prolongar tanto el uso del chupón pues genera dependencia, sino solamente durante los primeros años de vida.


Notas relacionadas