Tips para padres

Si tienes dudas o miedos no tienes que preocuparte: Aquí podrás encontrar un listado de los mejores consejos para que puedas disfrutar de ser padre.

Para guardar una nota como favorita debe estar registrado y logueado.

EMBARAZO

¿Qué es una amenaza de aborto y cómo cuidarte?

Entérate de cuáles son los síntomas de esta condición y cómo puedes prevenir un aborto espontáneo.


Si presentas sangrado vaginal, cólicos o dolor de espalda baja (simultáneamente o por separado) durante las primeras 20 semanas de embarazo, es posible que el médico lo considere una amenaza de aborto.

Las causas de una amenaza de aborto pueden ser muy variadas y combinarse entre sí, por lo que en muchas ocasiones no queda claro qué fue lo que la provocó. Algunas de ellas son: problemas cromosómicos en el feto, anomalías en el útero, problemas de tiroides, infecciones, un estilo de vida poco saludable o una diabetes no controlada. Un aborto espontáneo ocurre en menos de 30% de las mujeres que experimentan amenaza de aborto.

Si presentas sangrado en los primeros meses de embarazo, te realizarán algunos exámenes como:

-          Ultrasonido abdominal o vaginal para verificar el desarrollo de tu bebé y su latido cardiaco.

-          Examen pélvico para analizar el cuello uterino.

-          Examen de beta GCH para confirmar que el embarazo no se interrumpió.

-          Niveles de progesterona.

-          Medición de glóbulos blancos para descartar una infección.

-          Conteo sanguíneo completo para determinar la pérdida de sangre.

-          Pruebas para descartar un embarazo ectópico.

También podrían ser necesarias las siguientes intervenciones:

-          Control de pérdida de sangre.

-          Tratamiento con medicamentos (por ejemplo, la administración de progesterona para relajar el útero).

-          Si eres RH negativa (y el padre del bebé no lo es), te pueden administrar inmunoglobulina.

Algunas medidas recomendadas para prevenir un aborto espontáneo son:

-          Evitar tener relaciones sexuales hasta que el sangrado haya desaparecido.

-          No usar tampones ni hacerse duchas vaginales (con el fin de evitar infecciones).

-          Evitar esfuerzo físico excesivo.

-          Reposo relativo o absoluto según la gravedad de los síntomas.

-          Evitar embutidos y alimentos crudos.

-          Evitar el consumo de alcohol y drogas.

-          Tomar ácido fólico.

-          No automedicarse.

-          Tratar infecciones (en caso de tenerlas).

-          Evitar la alta ingesta de cafeína.

La mayoría de las mujeres con amenaza de aborto pueden tener un embarazo normal. Eres más propensa a sufrir aborto espontáneo si ya has presentado dos o más en el pasado. Si presentas alguno de estos síntomas, contacta a tu médico:

-          Incremento del sangrado vaginal.

-          Mareos o debilidad.

-          Expulsión de coágulos de sangre.

-          Fiebre.


Notas relacionadas